GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Año Litúrgico

Tomado de: http://www.rosario.org.mx
En la Iglesia católica estamos iniciando un nuevo Año Litúrgico. Como cada año, por estas fechas (fines de noviembre), comenzamos a recordar los sucesos más importantes del plan de salvación de Dios para el hombre y, claro está que el primero de ellos es el Nacimiento de Jesucristo: la hermosa fiesta de Navidad. La redención del hombre se debe a la muerte y Resurrección de Jesús, es decir a la Pascua, pero es lógico celebrar el inicio de esa gran manifestación del amor de Dios, o sea, su venida al mundo, su "Adviento".

Definición

Tiempos fuertes

Otras fiestas

Proceso histórico Esquema del Año litúrgico El uso y significado de los colores litúrgicos



Definición

La Liturgia es el culto ofrecido a Dios, por medio de Cristo y su Iglesia. La celebración del misterio cristiano, se realiza a través del tiempo, cada año se conmemoran los principales acontecimientos de la intervención de Dios y su salvación en la historia del hombre.
Dios ha entrado en la historia humana para realizar un plan de salvación que culmina en la Muerte y Resurrección de Cristo; Dios --Jesucristo-- ha entrado en el tiempo del hombre y lo ha santificado. El hombre, por tanto, celebra cada año, los acontecimientos de la salvación que trajo Jesucristo.
El Año Litúrgico es la celebración - actualización del misterio de Cristo en el Tiempo; es decir, la celebración y actualización de las etapas más importantes del desarrollo del plan de salvación de Dios para el hombre. Es un camino de fe que nos mete progresivamente en el misterio de la salvación; que los cristianos recorremos para realizar en nosotros este plan divino de amor que apunta a que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad (1 Tm 2,4). Quien ha estudiado la historia de salvación, comprenderá la importancia del Año Litúrgico en su caminar hacia el Padre.

El eje sobre el cual se mueve el Año Litúrgico es la Pascua. Por lo tanto la principal finalidad consiste en acompañar gradualmente al hombre hacia una conformación auténtica de Cristo, muerto y resucitado.

El Año Litúrgico no puede ser un calendario de fechas que se recuerdan con cierta solemnidad, sino un camino de fe; camino que se ha de recorren como en "espiral", creciendo en la fe cada año, con cada acontecimiento celebrado; creciendo en el amor a Dios y a los hermanos; creciendo en seguir y parecerse cada vez más a Cristo hasta llegar a configurarse con Él, -el hombre perfecto-.


Este itinerario de fe, que acompaña en forma progresiva al cristiano hacia la vivencia auténtica de Cristo, tiene varias etapas:
  1. Una preparación en elAdviento, como tiempo de despertar en la fe en vista del encuentro con el Señor.
  2. Una aceptación de Jesús Salvador en la Navidad y mayor conocimiento de Él, mediante el estudio y la meditación.
  3. Una purificación personal durante la Cuaresma para llegar a la vivencia pascual de Cristo Muerto y Resucitado.
El vértice de todo es la Pascua, con el gran triduo de la Vigilia Pascual, que mete al hombre en el misterio principal de nuestra Redención: la Resurrección de Jesús.

La celebración de la Pascua dura cincuenta días, precedida por cuarenta días de preparación, -cuaresma- terminando con la efusión del Espíritu Santo en la fiesta de Pentecostés.


Estos son los llamados "tiempos fuertes" del Año Litúrgico. Además hay otras treinta y cuatro semanas que constituyen el llamado Tiempo Ordinario o Común. En este tiempo no se celebra ningún aspecto concreto del misterio de Cristo, sino que se procura profundizar el sentido del conjunto de la Historia de Salvación, sobre todo a través de una contemplación continua y fundamentalmente cronológica del mensaje bíblico vivido en su desarrollo progresivo.




En el Año Litúrgico existen otras celebraciones mucho más conocidas por el pueblo y que tienen su importancia aunque en forma secundaria respecto de las anteriores. Son fiestas en las que se celebra a la Virgen María y a algunos santos; están íntimamente relacionadas al misterio pascual: la Virgen María es el fruto más espléndido de la Redención, y de los demás santos la Iglesia proclama el misterio pascual cumplido en ellos.
No son fiestas ajenas a Cristo o que distorsionan la religiosidad del pueblo, sino que son de ayuda para comprender y vivir el misterio pascual de Cristo, por el cual ha llegado a nosotros la salvación.


Cristo, al fundar la Iglesia, la entregó a los apóstoles y a sus descendientes para que se ocuparan de su crecimiento, dándoles los mismos poderes que el Padre le había otorgado a él: "Como el Padre me envió, también yo os envío" (Jn 20,21). Por eso, las celebraciones litúrgicas que ahora tenemos en el transcurso de un año, no son de institución inmediata de Cristo, sino fruto de su actuación por medio de la Iglesia.


Desde un principio la Iglesia empezó a honrar la memoria de los cristianos que habían ofrecido la vida para testimoniar su fidelidad a Cristo. Teológicamente el culto a los mártires está relacionado con el Misterio Pascual de Cristo. San Jerónimo, en el año 404 escribía: "Honramos las reliquias de los mártires para adorar a Aquel de quien son mártires".





Hubo un proceso histórico para que el Año Litúrgico quedara formado como ahora lo conocemos.
Cuando los Apóstoles comenzaron su predicación, lo hicieron en torno a la Resurrección del Señor –la Pascua- este acontecimiento histórico y trascendente: "Cristo, quien fue entregado por nuestros pecados, y fue resucitado para nuestra justificación" (Rom 4,25); era lo que los apóstoles anunciaban a la gente, junto con las enseñanzas y vida de Jesús. La Pascua para los cristianos es fiesta no de un día de la semana, sino de toda la vida.

Según datos históricos, la celebración de la "Cena del Señor", que es la actualización del Sacrificio de Cristo, era cotidiana para los primeros cristianos (Cf. Hch 2,42-46; 5,42), aunque también era semanal, que no coincide con el sábado de los judíos, sino con el primer día de la semana, día de la Resurrección del Señor (Cf. 1Cor 16,2; Hc 20,7).

Lo que antes se le denominó "Primer Día de la Semana", luego se le llamó "Día del Señor" o "Domingo" (Cf. Ap 1,10) En otros idiomas se le llama "Día del Sol", esto es histórico también, pues se encuentra en el año 165, que le llamaban así porque en la Creación, con el Sol se disipan las tinieblas, igual que con la Resurrección de Jesús se disipan las tinieblas de la muerte.


La tercera etapa consiste en la celebración anual de la Pascua. La primera pascua anual se celebró en Jerusalén hacia el año 135. En Roma se inició esta celebración solemne unos treinta años después.

Al final del siglo III, el día de Pascua se prolonga con un período de cincuenta días. Como una fiesta tan grande exigía una preparación, así como el Domingo tuvo una preparación en las vísperas (vigilia), también la celebración grande de la Pascua tuvo su tiempo de preparación en la Cuaresma.


Anunciar y exaltar la Resurrección del Señor, llevó a los primeros cristianos a una mejor comprensión del misterio de la salvación. Comprendieron que para llegar a la Pascua, fue necesario toda una vida que tuvo un inicio en el tiempo. Por lo que se comenzó a conmemorar en torno a la Pascua, la fiesta de la Navidad –el nacimiento de Jesús-.

Las celebraciones de las fiestas de Navidad y Epifanía, tuvieron sus orígenes en el siglo IV. Y, como sucedió para la Pascua, se sintió la necesidad de un tiempo de preparación que se llamó Adviento. Este período anterior a la fiesta de Navidad, aparece en Roma a mediados del siglo VI. Más adelante este tiempo de preparación se perfiló como un tiempo de espera, como una celebración solemne a la esperanza cristiana abierta hacia el Adviento último del Señor, al final de los tiempos.




Tiempo /
Fiesta

Duración
Colores
y Signos

Sentido
A
D
V
I
E
N
T
O

Inicio del Año Litúrgico
Adviento
4 domingos
Morado
Corona de Adviento

El Tiempo de Adviento tiene una doble índole: es el tiempo de preparación para las solemnidades de Navidad, en las que se conmemora la primera venida del Hijo de Dios a los hombres, y es a la vez el tiempo en el que por este recuerdo se dirigen las mentes hacia la expectación de la segunda venida de Cristo al fin de los tiempos. Por estas razones el Adviento se nos manifiesta como tiempo de una expectación piadosa y alegre.

El tiempo de Adviento comienza con las primeras Vísperas del domingo que cae 30 de noviembre o es el más próximo a este día, y acaba antes de las Vísperas de Navidad.

Los domingos de este tiempo se denominan domingo I, II, III, IV de Adviento.

Las fiestas del 17 al 24 de diciembre tienen la finalidad de preparar más directamente la Navidad. [Mysterii Paschalis - Normas Generales sobre el año litúrgico y calendario romano general y propio de España]
N
A
V
I
D
A
D

25 diciembre - domingo después del 6 de enero
Navidad
2 domingos
Blanco
Después de la celebración anual del misterio pascual la Iglesia tiene como más venerable el hacer memoria de la Natividad del Señor y de sus primeras manifestaciones: esto es lo que hace en el tiempo de Navidad.

El tiempo de Navidad va desde las primeras Vísperas de la Navidad del Señor hasta el domingo después de la Epifanía, o después del día 6 de enero inclusive.

La Misa de la Vigilia de Navidad es la que se celebra en la tarde del día 24 de diciembre, ya sea antes o después de las primeras Vísperas. El día de Navidad se pueden celebrar tres Misas, según la antigua tradición romana, es decir, en la noche, en la aurora y en el día. [Mysterii Paschalis - Normas Generales sobre el año litúrgico y calendario romano general y propio de España]
6 enero (o domingo entre
el 2 y el 8 de enero)

Epifanía
1 día
Blanco
"Hoy has revelado en Cristo, para luz de los pueblos, el verdadero misterio de nuestra salvación; pues al manifestarse Cristo en nuestra carne mortal nos hiciste partícipes de la gloria de su inmortalidad" [Prefacio de la Epifanía del Señor - Misal Romano]
Domingo siguiente al 6 enero
Bautismo de Jesús
1 domingo
Blanco
"Porque en el bautismo de Cristo en el Jordán has realizado signos prodigiosos, para manifestar el misterio del nuevo bautismo: hiciste descender tu voz desde el cielo, para que el mundo creyese que tu Palabra habitaba entre nosotros; y por medio del Espíritu, manifestado en forma de paloma, ungiste a tu siervo Jesús, para que los hombres reconociesen en él al Mesías, enviado a anunciar la salvación a los pobres." [Prefacio del Bautismo del Señor - Misal Romano]
O
R
D
I
N
A
R
I
O

Día siguiente al
Bautismo del Señor

Tiempo Ordinario
5 a 9 semanas
Verde
Además de los tiempos que tienen un carácter propio, quedan 33 o 34 semanas en el curso del año, en las cuales no se celebra algún aspecto peculiar del misterio de Cristo; sino más bien se recuerda el mismo misterio de Cristo en su plenitud, principalmente los domingos. Este período de tiempo recibe el nombre de tiempo ordinario.

El [primer período del] tiempo ordinario comienza el lunes que sigue al domingo posterior al 6 de enero y se extiende hasta el martes antes de la Cuaresma inclusive... [Mysterii Paschalis - Normas Generales sobre el año litúrgico y calendario romano general y propio de España]
C
U
A
R
E
S
M
A


Miércoles de Ceniza
Cuaresma
40 días
Morado
El tiempo de Cuaresma está ordenado a la preparación de la celebración de la Pascua: la liturgia cuaresmal prepara para la celebración del misterio pascual tanto a los catecúmenos, haciéndolos pasar por los diversos grados de la iniciación cristiana, como a los fieles que recuerdan el bautismo y hacen penitencia.

El tiempo de Cuaresma va desde el miércoles de ceniza hasta la misa de la cena del Señor exclusive. Desde el comienzo de Cuaresma hasta la Vigilia pascual no se dice Aleluya.

En el miércoles de Ceniza al comienzo de Cuaresma, que en todas partes es tenido como día de ayuno, se imponen las cenizas.

Los domingos de este tiempo reciben el nombre de domingo I, II, II, IV, V de cuaresma. [Mysterii Paschalis - Normas Generales sobre el año litúrgico y calendario romano general y propio de España]
S
E
M
A
N
A

S
A
N
T
A

Domingo de Ramos o Palmas
Semana Santa
1 domingo
Rojo
El domingo sexto, en que comienza la Semana Santa, es llamado domingo de Ramos en la Pasión del Señor. [Mysterii Paschalis - Normas Generales sobre el año litúrgico y calendario romano general y propio de España]
Lunes, Martes y Miércoles Santo
Semana Santa
3 días
Morado
La Semana Santa tiene la finalidad de recordar la Pasión de Cristo desde su entrada mesiánica en Jerusalén. El Jueves Santo por la mañana, el Obispo, que concelebra la misa con sus presbíteros, bendice los santos óleos y consagra el crisma. [Mysterii Paschalis - Normas Generales sobre el año litúrgico y calendario romano general y propio de España]




Jueves Santo
Viernes Santo
Sábado Santo

Triduo Pascual
3 días
Blanco
Rojo
Morado

P
A
S
C
U
A

Centro del Año Litúrgico
Domingo de Resurrección

PASCUA
50 días
Blanco
Los cincuenta días que van desde el domingo de resurrección hasta el domingo de Pentecostés han de ser celebrados con alegría y exultación como si se tratase de un solo y único día festivo, más aún, como "un gran domingo". Estos son los días en los que principalmente se canta el Aleluya.

Los domingos de este tiempo son tenidos como domingos de Pascua y, después del domingo de Resurrección, son denominados domingo II, III, IV, V, VI, VII de Pascua; el domingo de Pentecostés clausura este sagrado tiempo de cincuenta días.

Los ocho primeros días del tiempo pascual constituyen la octava de Pascua y se celebran como solemnidades del Señor.
[Mysterii Paschalis - Normas Generales sobre el año litúrgico y calendario romano general y propio de España]

40 días después de Pascua
jueves o siguiente domingo

Ascensión
1 día
Blanco
A los cuarenta días de Pascua se celebra la Ascensión del Señor, a no ser que se haya trasladado al VII domingo de Pascua, donde no sea día de precepto.

Las ferias que van desde la Ascensión hasta el sábado antes de Pentecostés inclusive preparan para la venida del Espíritu Santo.
[Mysterii Paschalis - Normas Generales sobre el año litúrgico y calendario romano general y propio de España]

"...Cristo, Señor nuestro que después de su resurrección se apareció visiblemente a todos sus discípulos y, ante sus ojos, fue elevado al cielo para hacernos compartir su divinidad" [Prefacio de la Ascensión del Señor - Misal Romano]

Siguiente domingo
Pentecostés
1 semana
Rojo
"Pues, para llevar a plenitud el misterio pascual, enviaste hoy el Espíritu Santo sobre los que habías adoptado como hijos por su participación en Cristo. Aquel mismo Espíritu que, desde el comienzo, fue el alma de la Iglesia naciente; el Espíritu que infundió el conocimiento de Dios a todos los pueblos; el Espíritu que congregó en la confesión de una misma fe a los que el pecado había dividido en diversidad de lenguas." [Prefacio de Pentecostés - Misal Romano]
O
R
D
I
N
A
R
I
O

Siguiente
lunes

Tiempo Ordinario
21 a 25 semanas
Verde
[El segundo período del tiempo ordinario] de nuevo comienza el lunes después del domingo de Pentecostés y termina antes de las primeras Vísperas del domingo I de Adviento. [Mysterii Paschalis - Normas Generales sobre el año litúrgico y calendario romano general y propio de España]
Siguiente domingo
Santísima Trinidad
1 domingo
Blanco
"Con tu único Hijo y el Espíritu Santo eres un solo Dios, un solo Señor; no una sola Persona, sino tres Personas en una sola naturaleza. Y lo que creemos de tu gloria, porque tú lo revelaste, lo afirmamos también de tu Hijo, y también del Espíritu Santo, sin diferencia ni distinción. De modo que, al proclamar nuestra fe en la verdadera y eterna Divinidad, adoramos tres Personas distintas de única naturaleza e iguales en su dignidad". [Prefacio de la Santísima Trinidad - Misal Romano]
Siguiente jueves / domingo
Corpus Christi
1 día
Blanco
"...Cristo, Señor nuestro. El cual, en la última cena con los apóstoles, para perpetuar su pasión salvadora, se entregó a sí mismo como Cordero inmaculado y Eucaristía perfecta. Con este sacramento alimentas y santificas a tus fieles, para que una misma fe ilumine y un mismo amor congregue a todos los hombres que habitan en un mismo mundo. Así, pues, nos reunimos en torno a la mesa de este sacramento admirable para que la abundancia de tu gracia nos lleve a poseer la vida celestial". [Prefacio II Los Frutos de la Santísima Eucaristía - Misal Romano]
Último Domingo Ordinario
Cristo Rey
Término del Año Litúrgico
Blanco
"Porque consagraste Sacerdote eterno y Rey del Universo a tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, ungiéndolo con óleo de alegría para que ofreciéndose a sí mismo como víctima perfecta y pacificadora en el altar de la cruz, consumara el misterio de la redención humana, y, sometiendo a su poder la creación entera, entregara a tu majestad infinita un reino eterno y universal: el reino de la verdad y la vida, el reino de la santidad y la gracia, el reino de la justicia, el amor y la paz." [Prefacio de Jesucristo, Rey del Universo - Misal Romano]

INDICE

En la tradición cristiana los colores se han utilizado tanto para las vestimentas (vestments) como para los paramentos, pero un sistema unificado de colores se desarrollo solamente en forma gradual y en forma casual hasta y durante toda la Edad Media. Actualmente el “Libro de Liturgia y Cánticos” provee un sistema de colores para ser utilizado en las congregaciones, que en la mayoría de los casos, es semejante al sistema utilizado por la Iglesia Católico Romana y Anglicana y por muchas otras iglesias alrededor del mundo, incluyendo a muchas iglesias de la comunión luterana.
El color sirve para adornar el espacio litúrgico, y para llamar la atención sobre la naturaleza de la estación o de la fiesta que esta siendo celebrada. A continuación brindamos un breve resumen de su uso, de acuerdo con el año litúrgico de la iglesia:
Adviento: El azul es utilizado por sus referencias a la esperanza. Se origino en Escandinavia, probablemente porque la tintura morada era muy cara por su uso en las iglesias. El color alternativo para Adviento es el púrpura, el color real de la venida del Rey (es digno de anotar que es tiene un significado diferente cuando es utilizado en Cuaresma; ver más abajo)
Navidad: Se utiliza el blanco, como una referencia a la pureza del Cristo recién nacido, y también en referencia a que El es nuestra luz y alegría.
Epifanía de nuestro Señor: Se utiliza el blanco (ver Navidad)
El Bautismo de Nuestro Señor: Se utiliza el blanco (Ver Navidad)
Domingos después de Epifanía. Se utiliza el verde como símbolo de nuestro crecimiento en Cristo. El verde, en un sentido, es un “color neutro”, utilizado cuando otros colores demasiado festivos o demasiado sombríos no son adecuados.
Transfiguración de Nuestro Señor: Se utiliza el blanco (Ver Navidad)
El Miércoles de Cenizas: Se utiliza preferentemente el negro, ya que este es el color de las cenizas a las cuales todos hemos de regresar. El púrpura es el color alternativo para este primer día de Cuaresma.
Cuaresma: El color púrpura es el indicado, como el color severo de arrepentimiento y solemnidad.
Domingo de la Pasión: El escarlata es el color preferido para este primer día de la Semana Santa, ya que el mismo sugiere el profundo color de la sangre (El escarlata se lo utiliza para distinguirlo del rojo más brillante, que está indicado para el Día de Pentecostés, los días de los mártires y ciertos días conmemorativos de la iglesia). Si una congregación no tiene vestimentas escarlagta se pueden utilizar las de color púrpura.
Días de Semana Santa. El escarlata o el púrpura se pueden utilizar para el Lunes, Martes y Miércoles de Semana Santa.
Jueves Santo. Para este cuarto día de Semana Santa, que celebra la institución de la Cena del Señor, se puede utilizar el escarlata o el blanco.
Viernes Santo. No se utilizan ni vestimentas ni paramentos durante este día luego del despojamiento del altar en la noche del Jueves Santo.
Vigilia de Pascua. Se utiliza durante esta noche el blanco que es el color del gozo en la Resurrección.
Día de Pascua. En este día tan especial del año de la iglesia, se puede utilizar el color dorado. El blanco es el color alternativo, quizás con reflejos dorados. El color dorado indica que en este día se celebra “la reina de todas las fiestas”, única en todo el año de la iglesia.
Domingos de Pascua: Se utiliza el blanco (ver la Vigilia Pascual).
Día de Pentecostés. El rojo, como el color del fuego, es utilizado en este día cuando se recuerda el descenso de las lenguas de fuego sobre la multitud. En contraste con el color escarlata, el rojo de Pentecostés es un color brillante.
La Santísima Trinidad. El color blanco es el indicado, como expresión del gozo en el misterio del Dios Trino.
Los otros domingos después de Pentecostés. Se utiliza el color verde, para indicar el crecimiento en la fe en la medida que seguimos las enseñanzas y el ministerio de Cristo.
Cristo Rey: En el último día del año de la iglesia se utiliza el color blanco, un festivo color de luz, gozo y de celebración de nuestro Señor.
Las Fiestas Menores y Conmemoraciones: se utiliza el color blanco a menos que se celebra a un martir, en cuyo caso se utiliza el rojo brillante.
Febrero de 2003. Traducido y adaptado por el Pastor Lisandro Orlov. Mayo 2003.
Recursos:
Stauffer, S. Anita. Altar Guild and Sacristy Handbook. Minneapolis: Augsburg Fortress, 2000. ISBN: 0806638966.
Copyright © 2003 Evangelical Lutheran Church in America
Este documento puede ser reproducido para su uso en su congregación siempre y cuando en cada copia se indique los derechos de propiedad intelectual.
INDICE
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...