GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

FIESTA DEL DULCE NOMBRE DE JESUS


Autor: Jesus Marti Ballester

No es que creamos que existe un poder intrínseco escondido en las letras que componen el Nombre de Jesús y por eso lo honramos, sino porque el nombre de Jesús nos recuerda todas las bendiciones que recibimos del Redentor. Para agradecer su amor y todas las bendiciones reverenciamos el Santo Nombre, como honramos la Pasión de Cristo honrando Su Cruz, como asegura Colvenerius, "De festo SS. Nominis", IX. Por es descubrimos nuestras cabezas y doblamos nuestras rodillas y nuestros corazones ante el Santísimo Nombre de Jesús; él da sentido a todos nuestros afanes, como indicaba el emperador Justiniano en su libro de leyes: "En el Nombre de Nuestro Señor Jesús empezamos todas nuestras deliberaciones".

EL NOMBRE DE JESÚS, INVOCADO CON CONFIANZA

El nombre de Jesús brinda ayuda a necesidades corporales, según la promesa de Cristo: "En mi nombre expulsarán demonios, hablarán en lenguas nuevas, agarrarán serpientes en sus manos y aunque beban veneno no les hará daño; impondrán las manos sobre los enfermos y se curarán" (Mc 16, 17). En el Nombre de Jesús los Apóstoles dieron fuerza a los cojos (He 3, 6; 9, 34) y vida a los muertos (He 9, 40). Da consuelo en las aflicciones espirituales. El Nombre de Jesús le recuerda al pecador la misericordia del padre del Hijo Pródigo y el del Buen Samaritano; le recuerda al justo el sufrimiento y la muerte del inocente Cordero de Dios. Nos protege de Satanás y sus engaños, por eso el Demonio teme el Nombre de Jesús, Quien lo ha vencido en la Cruz. En el nombre de Jesús obtenemos toda bendición y gracia en el tiempo y en la eternidad, pues Cristo ha dicho: "lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo concederá." (Jn 16, 23). Por eso la Iglesia concluye todas sus plegarias litúrgicas: "Por Jesucristo Nuestro Señor". Así se cumple la palabra de San Pablo: "Para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos, en la tierra y en los infiernos." (Fil 2, 10).

ENAMORADOS DEL NOMBRE DE JESUS Y PROPAGADORES

San Bernardo, habla del Nombre de Jesús con especial ardor en sus sermones. San Bernardino de Siena y San Juan Capistrano, llevaban en sus misiones populares el monograma del Santísimo Nombre, rodeado de rayos, pintado en una tabla de madera, con el que bendecían a los enfermos y obraban milagros. Al finalizar sus sermones mostraban el emblema a los fieles y les pedían que se arrodillaran para a adorar al Redentor. Recomendaban que colocaran el monograma de Jesús a las puertas de sus ciudades y a las puertas de sus casas. San Bernardino predicaba esta devoción nueva, y fue acusado por sus enemigos y conducido al tribunal del Papa Martín V. Defendido por San Juan Capistrano que le reconocía como su maestro y lo hizo con tanta elocuencia, justicia y éxito que el papa no sólo permitió la adoración del Santísimo Nombre de Jesús, sino que asistió a una procesión en la que se llevaba el Santo Monograma. La tabla usada por San Bernardino es venerada en la actualidad, en Santa María en Ara Coeli en Roma.

EL MONOGRAMA

El monograma que representa el Santísimo Nombre de Jesús consiste en las tres letras: IHS. En la Edad Media el Nombre de Jesús se escribía: IHESUS; el monograma contiene la primera y la última letra del Santísimo Nombre de Jesús. Se encuentra por primera vez en una moneda de oro del siglo VIII: DN IHS CHS REX REGNANTIUM (El Señor Jesucristo, Rey de Reyes). Algunos equivocadamente creen que las tres letras son las iniciales de "Jesús Hominum Salvator", Jesús Salvador de los Hombres. San Ignacio adoptó este monograma para la Compañía de Jesús, añadiéndole una cruz sobre la H y tres clavos bajo ella. Y se inventó una nueva explicación del emblema, considerando que los clavos eran originalmente una "V", y que el monograma significaba "In Hoc Signo Vinces", “En Esta Señal conquistaréis”, palabras que vio Constantino en los cielos bajo el signo de la Cruz antes de la batalla en el puente Milvio en 312, que decidió su conversión al cristianismo.

LE PONDRAS EL NOMBRE DE JESUS

José ejerció el derecho de padre cumpliendo las palabras de Gabriel: "Le pondrás el nombre de Jesús, porque Él va a salvar a su pueblo de sus pecados" (Mt 1, 21). Así como en el crucifijo honramos toda la Pasión de Cristo resumida en el símbolo de la cruz, de igual manera el nombre de Jesús nos recuerda todo lo el amor simbolizado en él (Filip. II, 9,10). "Hablando de él, nos sentimos iluminados; pensando en él, recibimos el alimento de nuestras almas; invocándole, encontramos la paz, como dice San Bernardo de Claraval. El Concilio de Lyon prescribió en 1274 una devoción especial al nombre de Jesús, y el beato Gregorio X comisionó a la Orden de Predicadores para propagarla. La Santa Sede concedió a los Franciscanos, en 1530, la celebración de la fiesta del Santo Nombre de Jesús y el uso se fue extendiendo, La traducción del bello himno de Vísperas Jesu dulcis memoria, hecha por el P. Edward Caswall, ha contribuido a la difusión del poema anónimo atribuido a San Bernardo. Las Letanías del Santo Nombre de Jesús, que son un comentario de los atributos del Salvador más que de su Nombre, provienen tal vez de San Bernardino y San Capistrano. Monseñor Challoner las llama, Letanías de Nuestro Señor Jesucristo

EL HIMNO JESU DULCIS MEMORIA.

Es dulce el recuerdo de Jesús,

que da verdaderos gozos al corazón

pero cuya presencia es dulce

sobre la miel y todas las cosas.

Nada se canta más suave,

nada se oye más alegre,

nada se piensa más dulce

que Jesús el Hijo de Dios.

¡Oh Jesús!, esperanza para los penitentes,

qué piadoso eres con quienes piden,

qué bueno con quienes te buscan,

pero ¿qué con quienes te encuentran?

¡Oh Jesús!, dulzura de los corazones,

fuente viva, luz de las mentes

que excede todo gozo

y todo deseo.

Ni la lengua es capaz de decir

ni la letra de expresar.

Sólo el experto puede creer

lo que es amar a Jesús.

¡Oh Jesús! rey admirable

y noble triunfador,

dulzura infefable

todo deseable.

Permanece con nosotros, Señor,

ilumínanos con la luz,

expulsa la tiniebla de la mente

llena el mundo de dulzura.

Cuando visitas nuestro corazón

entonces luce para él la verdad,

la vanidad del mundo se desprecia

y dentro se enardece la Caridad.

Conoced todos a Jesús,

invocad su amor,

buscad ardientemente a Jesús,

inflamaos buscándole.

¡Oh Jesús! flor de la Madre Virgen,

amor de nuestra dulzura

a ti la alabanza, honor de majestad divina,

Reino de la felicidad.

¡Oh Jesús! suma benevolencia,

asombrosa alegría del corazón

al expresar tu bondad

me urge la Caridad.

Ya veo lo que busqué,

tengo lo que deseé

en el amor de Jesús desfallezco

y en el corazón todo me abraso.

¡Oh Jesús, dulcísimo para mí!,

esperanza del alma que suspira

te buscan las piadosas lágrimas

y el clamor de la mente íntima.

Sé nuestro gozo, Jesús,

que eres el futuro premio:

sea nuestra en ti la gloria

por todos los siglos siempre. Amén.

A continuación en latín:

Iesu dulcis memoria

Dans vera cordis gaudia

Sed super mel et omnia

Eius dulcis praesentia.

Nil canitur suavius

Nil auditur iucundius

Nil cogitatur dulcius

Quam Jesus Dei Filius.

Iesu, spes paenitentibus

Quam pius es petentibus

Quam bonus Te quaerentibus

Sed quid invenientibus?

Iesu dulcedo cordium

Fons vivus lumen mentium

Excedens omne gaudium

Et omne desiderium.

Nec lingua valet dicere

Nec littera exprimere

Expertus potest credere

Quid sit Iesum diligere.

Iesu Rex admirabilis

Et triumphator nobilis

Dulcedo ineffabilis

Totus desiderabilis.

Mane nobiscum Domine

Et nos illustra lumine

Pulsa mentis caligine

Mundum reple dulcedine.

Quando cor nostrum visitas

Tunc lucet ei veritas

Mundi vilescit vanitas

Et intus fervet Caritas.

Iesum omnes agnoscite

Amorem eius poscite

Iesum ardenter quaerite

Quaerendo in ardescite.

Iesu flos matris Virginis

Amor nostrae dulcedinis

Tibi laus honor numinis

Regnum beatitudinis.

Iesu summa benignitas

Mira cordis iucunditas

In comprehensa bonitas

Tua me stringit Caritas.

Iam quod quaesivi video

Quod concupivi teneo

Amore Iesu langueo

Et corde totus ardeo.

O Iesu mi dulcissime

Spes suspirantis animae

Te quaerunt piae lacrymae

Et clamor mentis intimae.

Sis, Iesu, nostrum gaudium,

Qui es futurus praemium:

Sit nostra in te gloria

Per cuncta semper saecula. Amen.

SANTA TERESA ENTRA EN EXTASIS

En el locutorio cantó la hermana Isabel. El cántico inspirado por el Espíritu eleva el alma hacia Dios. Santa Teresa de Jesús nos cuenta en Conceptos del Amor de Dios 7,2: "sé de una persona que estando en oración, oyó cantar una buena voz: "Véante mis ojos, dulce Jesús bueno; véante mis ojos, muérame yo luego". y certifica que, a su parecer; si el canto no cesara, que iba ya a salirse el alma del gran deleite y suavidad que Nuestro Señor le daba a gustar...".

ALABADO SEA JESUCRISTO

Terminemos con amor al Nombre de Jesús, también a mí me lo impusieron en mi bautismo, gracias a Dios, con la alabanza con que terminaba siempre sus discursos el venerado Siervo de Dios Juan Pablo II: ALABADO SEA JESUCRISTO!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...